Gestión del tiempo

Conciliación. Cuestión de límites

Por

La conciliación es un tema del que se hablaba mucho y en los últimos años hemos oído hablar menos. Parece que con la que está cayendo, uno se debe contentar con el mero hecho de tener un empleo, y lo de conciliar ya es harina de otro costal (de hecho cuando ponemos «work-life balance» + «harvard business review» en google nos aparecen en primera página más artículos cuestionando la conciliación que apoyándola). Ayer pensé en escribir este post mientras hacía un coaching de equipos a un equipo directivo al que también le cuesta conciliar, así que no quería que se me pasara el día sin escribirlo.

Nos movemos por prioridades y parece que cuando hay escasez de ofertas de empleo, lo de conciliar ha pasado a un segundo plano. Incluso tiene sus detractores. Aunque yo voy a poner mi granito de arena.

Es curioso como poco a poco cada vez somos más trabajólicos, y como cada vez nos cuesta más desconectar y poner límites a todas las demandas del exterior, nos cuesta ser asertivos. Parece como si un ente, diabólico y misterioso, en algún lugar le hubiera dado a la tecla de «más velocidad», y así vamos todos… estresados, como pollo sin cabeza.

Cuando no conciliamos, estamos perdiendo nuestras prioridades, estamos poniendo lo primero (familia, salud) en segundo plano. Para lograr la conciliación, para mejorar nuestro disfrute en el trabajo, hay que poner límites.

Repito: Para conciliar hay que poner límites. ¿A qué me refiero? Todos hemos visto como han descendido los accidentes de tráfico desde que se ha instaurado el carnet de conducir por puntos. ¿Cuál ha sido la clave? Esa misma, poner límites. Si conduces con exceso de velocidad considerable retirada de carnet, si bebes demasiado retirada de carnet…

En nuestro día a día laboral no debemos instaurar un sistema de puntos para tener una mejor conciliación, pero sí podemos empezar a crear ciertas normas informales dentro de la empresa sobre el uso del tiempo y sobre la racionalización de horarios. En una sociedad que valora y reconoce el que envía un email desde su casa a las 23h o el que se queda a trabajar hasta las 21h, tenemos mucho que cambiar para conseguirlo.

Algunos ejemplos que me vienen a la cabeza sobre empresas que han puesto límites son muy gráficos:

-Empresa fabricante de coches (Alemania). A partir de las 5 de la tarde hay que apagar el teléfono del trabajo. Si llamas a alguien fuera de ese horario se considera una falta de respeto.

-Multinacional telecom inglesa. Si envías un email fuera de tu horario de trabajo hay algo que estás haciendo mal. Alguien te llamará la atención

-Añadiendo a esta entrada uno de los comentarios de este post, en los ordenadores de la ONCE, a partir de cierta hora te sacan un muñequito en pantalla que te dice algo de estilo de “¿no estarías mejor en otro sitio a estas horas? (gracias Pablo)

En ocasiones nada mejor que empezar a crear este tipo de normas no escritas para que las personas empecemos a tomarnos en serio algunos temas. Cuanto todos empezamos a pensar que esa es la norma, ajustamos nuestra forma de trabajar para cumplir con la norma. ¿Por qué salir a las 19-20h de trabajar pudiendo hacerlo a las 17:30h?,

  • ¿Por qué no apagar las luces de toda la oficina a la hora de salida?
  • ¿Por qué no llamar la atención a la próxima persona de la empresa que nos llame, envíe un email o whatsapp fuera del horario de trabajo?

Si no cumples con tu trabajo en el horario establecido algo falla. Quizás tenemos que pasar de un sistema que valora la presencia en el trabajo (cuantas horas hacemos), a otro que valora la productividad (los resultados que somos capaces de obtener en nuestro horario). Seguiremos poniendo granitos de arena…

Y tú ¿qué harías para mejorar la conciliación? Espero tus comentarios.

Keep walking

SUSCRÍBETE A MI NEWSLETTER
y recibe nuevas herramientas y recursos


, , ,

4 Comentarios

  1. Miguel Ángel García

    Para mejorar la conciliación laboral, primero tiene que haber una voluntad por parte de las empresas que hoy en día prácticamente no existe. Queda muy bonito publicitar la palabra conciliación para generar empatía en los clientes, pero a la hora de la verdad seguimos pensando que el «presencialismo» en el trabajo es uno de los ejes principales. Si miramos alrededor nuestro, la gente que tiene la oportunidad de trabajar lo hace con jornadas larguísimas donde la productividad brilla por su ausencia en muchas horas . Recuerdo un artículo que leí sobre un selección de personal, donde había dos candidatos, el primero explicaba que hacía sus ocho horas pero sin perder el tiempo y con eficacia, el segundo exponía que sus jornadas eran de once y doce horas. El seleccionador se decantó por el primero porque consideraba que si en ocho horas no eras capaz de hacer tu trabajo, no le interesaba y veía en la otra opción que algo fallaba.
    He tenido nueve directores en mi vida profesional y todos tenían el mismo patrón, doce horas de dedicación a la empresa y una muy pobre vida personal.
    Cuando perdemos de vista las prioridades como la familia y la salud, tarde o temprano tu vida acaba resintiéndose. Un saludo

    Responder
    • César Piqueras

      Hola Miguel Ángel! muchas gracias por comentar este artículo y vivificarlo con tu experiencia personal, que al final es lo que queda. El presencialismo del que hablas es un tema a combatir, tenemos todavía una mentalidad demasiado orientada a estar y no tanto a producir, habrá que equilibrar la balanza.
      Me he encantado la historia sobre los dos candidatos, la importo, con tu permiso, a mi repertorio de anécdotas.
      Los dos creemos que las empresas y el trabajo deben servir para enriquecer la vida, y no tanto para empobrecerla. Será cuestión de repensar qué tipo de empresa queremos para esta nueva etapa que vivimos.
      Un fuerte abrazo Miguel Ángel y gracias por tus aportaciones, siéntete invitado siempre que quieras.

      Responder
  2. No hay que irse tan lejos para encontrar ejemplos. En España, los ordenadores de la ONCE, a partir de cierta hora te sacan un muñequito en pantalla que te dice algo de estilo de «¿no estarías mejor en otro sitio a estas horas?».

    Tuve la fortuna, hace tiempo, de trabajar en una empresa (multinacional norteamericana) donde directamente estaba mal visto que te quedaras más allá de las 17:30 ó 18:00. Implicaba que tras trabajar tus 8 horas no eras capaz de sacar tu trabajo adelante. De hecho, si estabas en periodo de prueba o temporal podías darte por despedido.

    Lo importante no son las horas, sino la intensidad de esas horas. En España trabajamos más horas que nadie, pero después somos de los menos productivos.

    Responder
    • César Piqueras

      Hola Pablo! Gracias por un comentario tan práctico!
      Me ha encantado la idea de la ONCE, será cuestión de ponerla en práctica en algunos sitios. Gracias por compartir tus impresiones,
      Un fuerte abrazo y cuídate mucho Pablo

      Responder

Deja tu comentario




He leído y acepto las condiciones de uso y la política de privacidad