Gestión empresarial

Conciencia política. Habilidad clave de la Inteligencia Emocional

Por

Muchas personas cometen errores muy caros en las empresas. Especialmente a niveles directivos, nos encontramos con personas que han llegado muy alto y que de la noche a la mañana caen en picado y son despedidos. En ocasiones estas personas no son c0nscientes de que han cometido un error bastante considerable…Hoy me gustaría hablarte de un término poco conocido, y del que casi no se habla en el mundo de habla hispana cuando hablamos de management: la conciencia política.

De hecho, no es que no se habla, es que es una palabra con la que no estamos familiarizados. Al leer «conciencia política», es posible que muchos hayáis pensado en partidos políticos como PP, PSOE, IU, Podemos, Ciudadanos, etc… En realidad el término no mucho que ver con la política tal y como la conocemos por aquí.

Hay expresiones del inglés que nos cuesta traducir al castellano, y esta en concreto, political awareness, nos cuesta bastante, su traducción no es que no se pueda hacer, es que no la entendemos. Se trata de una de las competencias clave de la Inteligencia Emocional en el trabajo. Tienes todas estas competencias definidas por mi en este post.

Uno de los temas sobre los que más he profundizado últimamente en mis reflexiones ha sido este, y lo he hecho porque creo que no le prestamos la suficiente atención cuando formamos parte de una organización. He visto muchos despidos en el último año provocados por el desconocimiento de este tema. Y así nos va…

La conciencia política dentro de las empresas

Si la definiéramos podríamos decir que la conciencia política es una competencia que nos habla de:

  • Nuestra capacidad para detectar cómo funcionan las relaciones de poder dentro de una organización.
  • Con nuestra capacidad para ser conscientes de las redes y relaciones entre personas.
  • Con ser capaces de comprender las fuerzas invisibles que dan forma a las opiniones y decisiones dentro y fuera de la organización.
  • Con leer de forma precisa la realidad externa e interna de una empresa.

Las personas con esta habilidad son muy buenas manejándose con las relaciones de poder y relaciones entre personas dentro de la organización, ya que saben leer el mapa de poder de la empresa, y conocen lo que se puede hacer y lo que no, y la forma de llevarlo a cabo.

Generalmente si hacen lo que se puede hacer, todo les irá bien dentro de la organización…

«Y si hacen lo que no se puede hacer, generalmente la propia organización los expulsará»

Sobre lo cual no tengo nada que decir, con todos los respetos. Aunque luego estas personas no paran de preguntarse durante varios meses «¿Porqué me han despedido? Con lo brilllante que soy…».

Es posible que ni siquiera sea el propio líder el que lo haga, sino que los propios compañeros acaben conspirando inconscientemente contra esta persona para que salga de la organización.

Uno debe de saber cuando está faltando a su conciencia política, desafiando al poder establecido en la empresa, desafiando a las personas que defienden el status quo.

«El orgullo, cuando uno trabaja para otros, es una cualidad que debemos dejar en casa»

Algo que no le gusta al poder en la empresa es sentirse desafiado, ni tampoco a los círculos de personas afines. A no ser que el tipo de liderazgo sea muy afiliativo (haz click aquí para saber a qué me refiero) y el líder utilice un estilo de liderazgo humilde, cercano, y que aprecie que lo desafíen constantemente: un líder que se siente cuestionado y entre las cuerdas, provocará cambios en su equipo sí o sí.

Con todo este discurso no quiero decir que uno tenga que tener una actitud borreguil frente a cualquier cosa que ocurra en su empresa o a cualquier líder, simplemente que debe de c0nocer como funcionan las relaciones de poder, y las consecuencias de desafiar a los que tienen más influencia en la organización.

Ya lo decía el gran Cohen en su primera frase de esta canción «me condenaron a 20 años de aburrimiento por tratar de cambiar el sistema desde dentro». Pedazo de tema.

Las organizaciones tienden a mantenerse, a ser fieles a sus estilos de gestión y de relación predominantes. Por este motivo,  las personas que las retan, a no ser que lo hagan con mucha mano izquierda y caigan bien, acaban fuera de la empresa.

«Son como un agente patógeno que entra en contacto con la piel, y es rechazado (sigo entrenando mi capacidad de escribir metáforas)»

En ocasiones nos hemos preguntado:

  • ¿Porqué no caigo bien en este grupo de personas?
  • ¿Cuál es el motivo para que me dejen de lado cuando…?
  • ¿Qué razones habrán tenido para…?
  • ¿No entiendo como…?

Generalmente las respuestas tienen que ver con razones de conciencia política, es decir, que no estamos viendo o percibiendo la realidad política del grupo, y por lo tanto no disponemos de conocimiento de lo que ocurre y no sabemos influir en este.

Hasta en las organizaciones más democráticas existen temas de conciencia política que mueven las decisiones y opiniones de las personas. Aunque lo decidiéramos todo por consenso, es inevitable que se creen lazos entre personas, afinidades y vínculos que al final condicionan las decisiones, más allá de lo que tendría que «idealmente» ser en este tipo de organizaciones.

¿Qué hacer para comprender mejor estas fuerzas invisibles?

  • Conviértete en un observador de lo que ocurre a tu alrededor.
  • Observa más a menudo la forma en la que se toman las decisiones.
  • Hazte un mapa imaginario de quienes son los influencers de la organización en la que estás.

¿Y qué hacer si lo que ves no te gusta?

  • Si quieres cambiarlo, entonces tendrás que encontrar la forma de entrar en sintonía con todas las fuerzas invisibles de las que hemos hablado. Es decir, con mano izquierda, dejando de lado el orgullo, el ego, y tus ganas de cambiar todo de buenas a primeras. Be water, my friend.
  • Si lo que quieres es largarte o que te larguen, entonces sigue actuando como si todas esas fuerzas de poder no existieran.

Se demuestra que las personas con mejores resultados son aquellas más conscientes de las fuerzas de poder, que consiguen sintonizar con ellas y provocar entonces pequeños cambios. Por este motivo, debemos de dejar fuera de nuestros lugares de trabajo algunas variables muy humanas (ego, orgullo, rigidez, cabezonería…).

La otra opción es emprender. Entonces las relaciones de poder a las que tienes que prestar atención son las que ocurren con tus clientes. Que también son unas pocas, o las que ocurren dentro de tu equipo…

Espero haber arrojado algo de luz sobre este tema que condiciona muchas de las cosas que nos ocurren y que no siempre comprendemos.

Que tengas un gran día.

SUSCRÍBETE A MI NEWSLETTER
y recibe nuevas herramientas y recursos


7 Comentarios

  1. Me gusto el post Cesar, te sugiero que lo continúes con otro post analizando la conciencia política( aunque yo la definiria mas IR, es decir, como capacidad de análisis y gestión relacional en las instituciones y no tanto dentro de la IE pura conceptualmente individual) pero bueno… La sugerencia seria sobre como desarrollar la IR ( inteligencia relacional en las instituciones ) en entornos o instituciones con corriente de poder deteriorada en la que convive con corriente disruptiva alternativa que emerge como «futurible corriente de poder» en desarrollo superados del anterior.
    Un abrazo.

    Responder
  2. José Antonio

    Buenos días, me ha sorprendido el artículo, al presentar un desconocimiento de la «conciencia política», posiblemente porque yo lo tengo muy interiorizado y controlado. Como traducción, no la acabo de ver acertada, pues su relación con nuestra cultura se hace difícil. Para mí sería el conocimiento de las «intrigas de palacio», que tan bien nos ha descrito Pérez Reverte en sus novelas.

    Responder
  3. Juan Manuel Pereira

    Hola Cesar. Leyendo tu artículo me aclaro las interrogantes que he tenido al observar una empresa española ( con la cual tengo contacto ) y que, en mi opinión, allí, es mas importante mantener el status quo que resolver problemas que perjudican el cliente interno y externo

    Responder
  4. Blanca Cal

    Muy interesante, y muy útil. Se me ocurre otra traducción: «Corrección política». Aquí en España sí se habla de lo que es o no «políticamente correcto» y es un concepto similar.
    Al escuchar «conciencia política» nuestra mente nos puede llevar hacia temas relacionados con conciencia social.

    Responder

Deja tu comentario




He leído y acepto las condiciones de uso y la política de privacidad