Crecimiento personal

Cómo ponerse retos personales

Por


Buenos días! ¿Cómo estás? espero que hoy disfrutes de este viernes y que el fin de semana también sea genial. Hoy me desperté en tierras de Palencia, llegué ayer y me iré esta noche a Valencia de nuevo, mañana tengo que estar allí bien temprano, con alumos del MIPDN. Este año me he marcado un nuevo reto personal, y te lo quería contar…

La cuestión es que llevo años queriendo viajar de nuevo en bici de montaña, algo que empecé a hacer en el 2002 haciendo mi primer Camino de Santiago, desde Roncesvalles a Santiago en 9 días, dónde conocí a dos grandes amigos. Luego le siguieron más rutas, entre ellas el Camino del Norte (1.100kms en 11 días) o parte de la Vía de la Plata desde Mérida a Astorga, en 5 días, 500kms.

No tengo buenos recuerdos de mi última experiencia larga en bici. En el 2012 me atreví a intentar Madrid-Valencia por pista forestal, pero el primer día, después de una pájara importante y quedarme sin fuerzas, abandoné despues de 104kms. Eso menoscabó un poco mi autoconfianza.

Este año, después de cambiar de bici, en este caso ha sido una Mondraker de carbono 29″ (clientes a los que quiero mucho y con los que estuve ayer en Elche), me he propuesto volver a retomar el espíritu aventurero de antaño, y empezar a pedalear de nuevo durante varios días, de 7 de la mañana a 7 de la tarde, como tanto me gustaba hacer cuando tenía ventipocos años.

Aquí la tienes, espíritu Mondraker en estado puro:

Será la Ruta de la Plata de nuevo, el Camino de Santiago que seguían aquellos peregrinos que venían el Sur de España, y de nuevo será el tramo de Mérida a Astorga, los 500kms que ya recorrí en el 2003 junto a Joan y Ramón. En este caso será en solitario.

Me apetece mucho recorrer todas las estepas de Extremadura y también las tierras de Castilla. Pasar por lugares remotos y geniales de esta zona de España, y ver cómo pasta el ganado, cómo se alimentan de bellotas los cerdos, esos animales tan geniales que luego nos dan un jamón de tanta calidad como el Extremeño.

También me apetece volver a pasar por Cáceres y dormir en Cásar de Cáceres, y probar de nuevo la única torta del Cásar que merece la pena en España. Me apetece sentarme de nuevo a mirar a Salamanca desde lo lejos, para luego, en un par de horas, entrar en tan bella ciudad a pasar la noche.

La Vía de la Plata nos regala un paisaje apasionante, lleno de lugares donde, generalmente, tienes que ir abriendo y cerrando cercas, y esquivar a unos cuantos animales grandes con cuernos que para el foráneo como yo, no quedan claro si son ¿vacas o toros?. O si cuando te miran, es porque sienten curiosidad o porque están a punto de salir corriendo hacia ti. Lo cierto es que dan cierto yuyu en ocasiones, y estás todo el camino encontrándote con ellos.

Y cuando vas con más personas tienes menos probabilidades de que te toque a ti, pero cuando vas sólo…

Tengo muy buenos recuerdos de esta ruta, de ir durmiendo de albergue en albergue, de pasar tardes y tardes bajo el sol, con el único ruido del pedaleo y del susurrar del viento en los oídos. Y el de tu propio silencio.

Aquellos que hemos viajado en bici alguna vez nos hemos sentido Quijotes, auténticos hidalgos que buscaban, que no sabían exactamente el qué, seguramente a sí mismos…

Llevas toda tu casa en dos alforjas, todas tus pertenencias están allí. Luego sólo te queda la bici, y el paisaje. Y hacer unos 100kms cada día, a una media en movimiento de 15 kms hora, muy lento si vas a hacer una ruta de tres horas, pero muy apropiado cuando de lo que se trata es de hacer unas 7-8 horas de pedaleo cada día. 8 horas de pedaleo, de piedras, baches, charcos y alguna que otra tormenta si se tercia. El cuerpo todo lo aguanta, como diría mi abuelo «el agua, cuando llega a la piel, escurre».

Aquí estoy yo en el 2004 haciendo 500kms de transpirenáica, 6 días junto con Ramón, uno de los dos amigos que conocí en el Camino 2002.

Que haya decidido hacer la ruta solo este año tiene cierto sentido. Es una forma de hacer un retiro espiritual. Aunque sé que esto le añade más dificultad, porque dependes exclusivamente de tu automotivación, y cuando estás algo bajito de moral o de fuerzas no tienes a los compis que tiran del carro y te hacen subirte a él.

La Ruta de la Plata no está tan transitada como el Camino de Santiago tradicional, por eso la he elegido. En el Camino de Santiago Francés o del Norte, hace años que en verano es un poco agobiante, porque en la última década se han multiplicado por 10 los peregrinos que lo hacen. Aún así, es más que recomendable. Yo espero hacerlo entero a pie algún día.

La cuestión es que me ha costado bastante tomar la decisión, pero después de muchas tribulaciones ya está decidido. Tengo la suerte de que mi mujer es mi fan número 1 y me apoya (Gracias!). Después de este viaje ambos tendremos 6 semanas de vacaciones que ya están planificadas en varias fases.

Ahora tengo que seguir el plan de entrenamientos y logística para que el día de partida (el primer día de las vacaciones 2016) todo esté preparado, lo primero de todo mi cuerpo y mi mente.

No tengo mucho tiempo para entrenar, pero ya me he puesto todos los items y entrenamientos en una tabla para poder ir siguéndola. Aquí tienes mis entrenamientos para esta ruta.

Soy consciente de que en mi ruta 2012 Madrid-Valencia lo que falló fue el cuerpo y la mente, porque no había entrenado más que un sólo día en todo todo un año. Cosas raras que hace uno de vez en cuando.

De momento estoy más que motivado, con ganas… y con cierto miedo, como siempre que uno se enfrenta a sus propios fantasmas. Tengo algo de miedo de no volver a repetir esos pequeños éxitos del veinteañero que era, y que, sin entrenar más que un par de días, se podía recorrer 900 kms del Camino de Santiago en 9 días como si tal cosa.

A veces hay que marcarse algunos retos personales con el ánimo de seguir encontrando respuestas, nuevos caminos, nuevos aprendizajes que en la rutina del día a día no están a nuestro alcance. Esta ruta tiene mucho más sentido que el propio sentido deportivo de la misma, su sentido es mental, y espiritual, y creo que me ayudará en buena medida. Todavía no sé como.

Ya te cuento.

Que tengas un gran día.

SUSCRÍBETE A MI NEWSLETTER
y recibe nuevas herramientas y recursos


24 Comentarios

  1. Hola Cesar, que bien que puedas retomar ese bonito reto, yo tuve la suerte de compartir parte del Camino de Santiago con la persona más apasionada del camino que jamás había visto .Precisamente su ruta fetiche es esta, si necesitas información precisa Juan es la persona ideal http://juanlaplata.com/ .Buen camino!

    Responder
  2. Almudena

    Hola César,
    Me recuerda mucho la que hice con mi marido el verano pasado, recorrimos la Velodysée por la costa atlántica francesa sabiendo que podría ser la última «de solteros» que hiciéramos antes de tener familia…y el próximo reto será otra ruta ya con nuestro peque, que nació hace tres semanas. En dos ruedas y buena compañía no hay Mihura inesquivable (pero mantente lejos, por Dios).
    Un abrazo y felicidades por vuestra criatura, te sigo desde hace tiempo

    Responder
  3. Batiste

    Grande Cesar, muy grande!!! Que envidia!!! Disfruta del camino y de la bici.
    Un abrazo!!!

    Responder
  4. Mª Luz Rosaleny

    César ; que te vaya muy bien. Con motivación, entrenamiento y planificación, ya sabes que todo se puede conseguir y si no, habrá sido una buena experiencia.
    De todas formas, aunque supongo que lo sabes, desde Levante a Santiago de Compostela hay un camino y debidamente señalizado. Nosotros (un amigo, mi marido y yo) lo estamos haciendo a tramos durante todo el año, algunos fines de semana. Vamos con los coches y con el tren, desde donde terminamos y vamos siguiendo.. También es muy interesante, especialmente la Comunidad Valenciana es preciosa, tiene de todo : playa, montaña, marjal, huerta, bosque y pueblos para almorzar. En bici, andando o corriendo…Es estupendo.
    Un abrazo a Belén también. Mª Luz

    Responder
  5. Hola César y gracias por compartir tu experiencia.
    Me gustaría emprender esta ruta en bici, por lo que si tienes información logística, rutas, sitios donde dormir, te agradecería mucho que me lo pudieras hacer llegar.
    Gracias

    Responder
    • Hola Jesús!
      Hay mucha información disponible en la red. Nosotros cuando la hicímos en su momento utilizamos una guía de el País Aguilar «La Via de la Plata a pie y en Bicicleta». Aquí lo tienes http://bit.ly/1UlmqEv es una herramienta ideal por si falla la tecnología (en esa época los móviles eran otra cosa!). En este caso me lo compraré y lo utilizaré otra vez. Aunque llevaré la ruta en el GPS, espero descargarla de alguna web de confianza. Un abrazo! (Vaya, al intentar comprarlo veo que está descatalogado por el distribuidor!, intentaré mirar más opciones que lleven mapas que se puedan sacar del libro). Finalmente he comprado por Amazon el de Ediciones Desnivel «La Vía de la Plata en BTT».

      Responder
  6. Álvaro

    Hola César!! Es que los mejores viajes….siempre son sin motor!!. Hago 4 ó 5 grandes travesías al año, me da igual que sea en bici que corriendo. Es mí sistema, hasta la fecha no he encontrado mejor forma de aprender. Son viajes que hago al centro de mí mismo, donde nazco, muero y renazco durante todo el día…. Me alegro mucho que retomes el espíritu aventurero. Espero que vaya muy bien. Un abrazo.

    Responder
  7. Gustavo Serrano Renteria

    Mis mejores deseos…hoy y siempre..!!! Gracias por compartir..!!! saludos desdé Celaya Guanajuato México

    Responder
  8. Estoy segurísima de que lo vas a conseguir. Tienes una fuerza inmensa para superar este reto y otros tantos que te propongas. Sólo tienes que mirar atrás y ver todos tus éxitos. Te estaremos esperando de vuelta a casa con muuuuchísimaaaaaa ilusión. Come on!!!! Besos.

    Responder
  9. Alberto Calatrava

    Solo intentándolo ya tienes toda mi admiración y respeto, haremos fuerza moral desde Valencia para que tu objetivo se consiga. Recuerda el consejo que te di…. lleva capote en la mochila por si los bichos con cuernos arrancan hacia tí, jajaja, un super abrazo

    Responder

Deja tu comentario




He leído y acepto las condiciones de uso y la política de privacidad