Gestión del tiempo

Como haces una cosa lo haces todo

Por

La primera vez que escuché esta expresión me quedé un poco perplejo y dije aquello de… «no creo», «esta frase no es para mi» y otras tantas excusas para no reconocer que en realidad tenía mucho de verdad. Quizás la expresión «Cómo haces una cosa lo haces todo» no sea cierta al ciento por ciento, pero sí que tiene más de verdad que de irreal. Te explicaré porqué.

No podemos separarnos de quienes somos, de nuestro carácter y temperamento, van con nosotros allá dónde vayamos. De forma que cualquier gesto, cosa que hacemos, habla de nosotros. Por este motivo, conviene que nos cuidemos de aquellas cosas que no nos encajan en los demás, porque… casi con toda seguridad… estás estarán amplificadas en otras áreas de su vida.

  • No confiaría la gestión fiscal y laboral de mi empresa a una gestoría cuyas mesas estuvieran repletas de papeles sin orden. Si no eres capaz de ordenar tu mesa, entonces ¿qué ocurrirá con mis documentos cuando te los envíe?
  • No tendría una pareja que, de un primer vistazo, no cuida su higiene personal. Si no le preocupa este aspecto… ¿qué otros aspectos tampoco le preocuparán?

Lo cierto, es que las cosas se amplifican en nosotros en la intimidad.

El «quienes somos» habla a borbotones por todos nuestros poros, aunque queramos que no se note.

Hace uno meses tuve una reunión con varias personas de una empresa. De la docena de personas con las que me reunía, sólo seis trajeron el cuaderno que yo les había entregado el día anterior, y sólo cuatro habían rellenado ya las primeras páginas que había pedido. ¿De qué nos habla este hecho? iniciativa, responsabilidad, proactividad.

Si tuviéramos que elegir a varias personas de ese equipo para un puesto que requiera de iniciativa y proactividad ¿no serían estos cuatro buenos candidatos? Seguramente sí.

Cuando entrevistamos a un candidato con perfil directivo para un puesto de trabajo, no nos fijamos tanto en la experiencia laboral o estudios (estos son filtros necesarios) como en la forma en la que nos sentimos cuando estamos con él. Sabemos que si nos podemos sentir bien a su lado, sus futuros compañeros / colaboradores también lo harán.

Con los años uno se da cuenta de que tiene que ir tomando algunos atajos para tomar buenas decisiones, y por este motivo conviene conocer bien al interlocutor que tienes enfrente para así hacerte a la idea de si será o no un buen cliente, proveedor, candidato, pareja, etc…

  • Cuando tienes que evaluar si el restaurante en el que vas a celebrar un evento cumplirá con tus expectativas, habla 3 minutos con el dueño, pasa a la cocina o al cuarto de baño. Pronto verás si has elegido o no el lugar apropiado.
  • Si no te importa que el interior de tu coche vaya muy sucio ¿Cómo tendríamos que pensar que está tu casa?
  • Si el escritorio de tu PC parece un bosque plagado de archivos ¿Cómo y dónde sabremos que están los archivos importantes?
  • Si tu exterior está desaliñado, ¿Cómo se encontrará tu interior?
  • Si de 100€ gastas 100€ ¿Cuánto tendrás cuando te jubiles?
  • Si le hablas mal a esa persona ¿A cuántas personas más lo harás?
  • Si llegas tarde a las reuniones ¿A cuántas más cosas llegas tarde?

Es posible que nos sea del todo cierta, estoy de acuerdo, hay excepciones. Aunque puedes creer que no estoy muy equivocado…Quizás la expresión más acertada para estos hechos sería «Todos tus detalles hablan de ti».

Espero tus comentarios.

Que tengas un gran día.

SUSCRÍBETE A MI NEWSLETTER
y recibe nuevas herramientas y recursos