Gestión del tiempo

Cómo despertarse temprano para mejorar la productividad

Por

La semana pasada hablé sobre las dos primeras horas del día (después de habernos despertado completamente), nuestras horas más productivas, las más importantes para hacer tareas de máximo valor añadido, horas en las que disfrutamos de una atención mayor y menos distracciones, a primera hora no nos robamos demasiado el tiempo los unos a los otros. En el post de hoy hablaré sobre pequeñas técnicas y consejos sobre cómo despertarse temprano, espero que te sea útil.

Madrugar le gusta a pocas personas, reconozcámoslo. Todos conocemos a algunos madrugadores/as compulsivos que se despiertan a las 6 de la mañana por puro placer, pero por lo general no es la tendencia general.

Cuando se trata de madrugar afrontamos dos problemas fundamentales:

1. Nos acostamos demasiado tarde. Y por lo tanto, nuestra calidad del sueño es poca, haciendo que seis horas después de habernos acostado estés prácticamente igual de cansado/a que cuando te acostaste. Por la noche es facilísimo perder el tiempo, de 22:30 a 00:30 pocas personas hacen tareas de verdadero valor añadido, más bien miran cualquier canal de televisión, pantalla de iPad con Facebook, etc… o se quedan dormidos/as en el sofá.

La solución frente a esta falta de sueño estriba en dormir más, en acostumbrar a tu cuerpo a dormir de 7:30 a 8:00 horas todos los días. Si tu cuerpo no está suficientemente descansado, es muy fácil que no te quieras levantar temprano, que agotes hasta el último minuto.

2. Se nos pegan las sábanas. A la hora de saltar de la cama tenemos un problema, y es que no saltamos… nos dedicamos a darle al Snooze del despertador diciendo aquello de «10 minutos más…». Lo peor de todo es que hay personas que se despiertan 30 minutos más tarde de que su despertador suene, haciendo que el resto de la mañana vayas de cráneo mientras preparas tu salida de casa, sales con prisas, y luego lo pagas en forma de estrés y sensación de poco disfrute.

Cómo despertarse temprano (de una vez por todas)

Con el tiempo he descubierto que hay algunos truquillos que nos ayudan a ser más serios con esto de levantarnos temprano.

Duerme lo suficiente. En primer lugar, parece lógico considerar la importancia de tener unos hábitos de sueño fijos. Quizás puedas saltártelos si es fin de semana, pero el resto de días en los que tu agenda tiene una hora fija para despertarse, será mucho más saludable si fijas una hora en la que acostarte. De forma que puedas dormir entre 7:30 y 8:00 horas, tiempo suficiente para que el cuerpo y la mente descansen.

«Generalmente las personas que tienen problemas para despertarse a su hora son las que por la noche no dudan en quedarse una hora más haciendo lo que sea»

Si es cierto que dicen que muchos de los genios más grandes de la historia dormían 4 o 5 horas, incluso muchos ni eso, pero tú y yo de momento nos quedamos en la categoría de mortales, lo de genios lo dejamos para otras vidas. Yo he descubierto que si no duermo más de 7 horas, mi cuerpo empieza a darme señales de que no está bien, cansancio, poca sensación de disfrute, llegar al viernes como quien arrastra los pies, etcétera.

Se disciplinado/a, pero no la señorita Rottenmeier. Otra de las técnicas consiste en ser flexible, pero no demasiado. Si tengo mucho sueño me permito decirle al despertador «1o minutos más», pero nunca le diré eso dos veces. Es decir, que o me levanto a mi hora, o lo hago 10 minutos más tarde.

De todos modos, refiero levantarme a mi hora, porque he descubierto que lo de quedarse en la cama se produce porque pensamos demasiado, es decir que suena el despertador y te preguntas «¿realmente me tengo que levantar tan temprano?», «¿T0do lo que tengo que hacer es tan importante?». Y claro, a esa hora, nada te parece importante y alargas tu hora de despertarte. Luego vas por ahí como pollo sin cabeza.

Sin embargo, por la noche cuando te acuestas, sí que le das importancia a levantarte a una hora determinada. Es cómo hacer deporte a primera hora del día, cúantas veces te has acostado diciendo «mañana me voy a hacer deporte a primera hora», y siete horas después has dicho «bueno, quizás hoy no es el mejor día», «con el frío que hace, a ver si voy a coger un resfriado…», etc…

Desconecta tu parte más racional. Así que la clave consiste en no pensar. En que cuando suene el despertador la primera o segunda vez (recuerda, be water my friend), sal de la cama, no pienses aquello de: «uffff, es muy temprano», «jooo, otra vez lunes…», «tengo unas ganas de que llegen las vacaciones…». Sal dedicido/a de la cama y lávate la cara con agua fría.

Utiliza el sonido como fuente de inspiración. Otra de las técnicas consiste en no despertarte con un sonido demasiado estridente, ni volumen alto. El típico despertador desmotiva a cualquiera. Sin embargo, hoy en día con el móvil te puedes poner cualquier canción que te guste o melodía. De esta forma te levantarás más motivado. Si un «RINNNNGGGGG!!!» te despierta de un sueño estupendo te sentirás como un pobre desgraciado/a, pero si lo hace el canto de unos pájaros o el sonido de una cascada de agua con un piano de fondo, te sentirás un poco menos desgraciado/a, jajaja.

Acostúmbrate a un pequeño ritual y trata de que sea fijo. Mi ritual consiste en despertar, lavarme la cara y preparar el salón de casa para la meditación. Esto incluye preparar la manta, encender la vela, algo de incienso, poner el Zafu en su lugar y empezar a meditar con un temporizador como el que puedes ver aqui. A los veinte minutos, todo parece distinto, ya no hay necesidad de querer entrar de nuevo en la cama, el día ha comenzado.

Por último, recuerda que pocas personas se arrepienten de haberse despertado temprano a las dos horas de haberlo hecho, todo lo contrario, generalmente piensan que están sacando el máximo partido del día, que se pueden anticipar, que les ha dado tiempo a todo… Lo de arrepentirse es durante los primeros 10 minutos. Luego, si has dormido lo suficiente, todo es genial.

Como sabes, el próximo viernes realizaré el programa «Las 8 Claves de la Gestión del tiempo y Productividad». Todavía quedan algunas plazas si te interesa asistir.

Que tengas un gran día.

SUSCRÍBETE A MI NEWSLETTER
y recibe nuevas herramientas y recursos