Crecimiento personal

Bienvenido/a a tu nueva vida

Por

No sé si has caído en la cuenta, pero hoy acabas de volver a nacer. Después de una noche de sueño, despiertas, te encuentras con 24 horas nuevas para poder hacer con ellas lo que quieras. Bienvenido a tu nueva vida.

Muchas personas viven como si su vida fuera un continuo, un ir y venir de cosas y eventos sobre los que piensan que no tienen ningún poder de decisión, se sienten atrapados/as.

Algunos sin embargo, despiertan cada día creyendo que pueden crear las condiciones para que algo ocurra, accionar la palanca del cambio de vía.

¿Para qué nos sirve la noche? Bajo mi punto de vista la noche, además de para descansar, tiene que servir para dar paso a esa nueva vida que empieza a las 6, 7 u 8 de la mañana. Como particularmente no me quiero perder nada, en mi caso el día empieza bien temprano. En realidad la noche es la antesala de lo que está por venir.

Nadie está despierto las 24 horas de cada día, pero al menos sí 17 ¿te imaginas cuántas cosas puedes llegar a hacer en 17 horas? Hay quien dice… «no tengo tiempo para…» Yo creo que en 17 horas de cada día que estás despierto/a, hay tiempo para todo ¿no te parece? Trabajar duro, descansar, comer tranquilamente, hacer deporte, estar con los tuyos…

Lo que es obvio es que si perdemos el tiempo del que disponemos, entonces seguramente 17 horas no serán suficientes para hacer nada. Con un poco de tiempo cada día para empezar a accionar las palancas necesarias, tu vida sería mucho más de lo que crees que es. Otra cosa es si estás dispuesto a salir de la zona de confort, a enfrentarte a tu propio autosabotaje, pereza, y condicionamientos que te limitan.

¿A cuánto estás dispuesto/a para conseguir tus sueños?

Hoy acabas de nacer, no ha tenido que pasar nada en tu vida para volver a nacer. Hay quien después de un grave accidente o enfermedad de la que salió ileso dice «he vuelto a nacer». Espero que nunca te ocurra algo así.

No deseo que tengas que estar a punto de morir para darte cuenta de lo valiosa que es la vida.

Creo que no hace falta que tengamos una enfermedad terminal para valorar cada momento con nuestros hijos, no es necesario estar a punto de perderlo todo para tomar conciencia de que cada segundo cuenta. No caigas en el error de empezar a valorar tu vida cuando estás a punto de perderla.

Hay mucha gente a la que le ocurre, pero no es ningún acierto. Lo verdaderamente inteligente es darte cuenta de lo que tienes sin que tengas que llegar a perderlo o a estar a punto de ello. Valora lo que tienes ¿eres capaz de valorarlo?, ¿eres capaz de valorarte?

No sé si puedes verlo, pero la vida está ocurriendo ahora, delante de ti.

  • Ese negocio que te hará vivir tus sueños está esperando que lo pongas en marcha.
  • Ese atardecer que te hará conectar con tu esencia estará ocurriendo en pocas horas.
  • Esa ola que tanto te gusta surfear está ocurriendo ahora, una tras otra, en una de las expectaculares playas de Euskadi.
  • La mujer o el hombre de tus sueños se cruzará hoy contigo.

Te puedes dar cuenta de todo esto o puedes seguir mirando tu muro de Facebook. 

La realidad, la vida, está ocurriendo ahora, ¿puedes ser consciente de ello?

¿Puedes ser consciente de que tú y yo hoy cambiaremos el mundo? Si no eres capaz de verlo es que todavía te sientes un poco víctima.

Pero recuerda que no has nacido para serlo. Nadie desde ahí arriba te colgó el cartel de víctima nada más nacer, todo lo contrario. Eres todo lo contrario, el protagonista de esta vida que se te ha dado ¿vas a ocupar el lugar para el que has nacido?

Espera, no sigas, te hago de nuevo la pregunta. Léela y respira: ¿vas a ocupar el lugar para el que has nacido?

Recuerda lo que eres. Eres luz, energía poderosa, más allá de toda medida. Cuando conectes con ello verás los resultados en tu vida.

Buenos días, me alegra mucho que estés aquí. Bienvenido/a a tu nueva vida.

Que tengas un gran día.

SUSCRÍBETE A MI NEWSLETTER
y recibe nuevas herramientas y recursos