Gestión del tiempo

Ampliar la zona de confort

Por

Tal día como hoy, Davinia, una excelente profesional del Banco Mediolanum, con quienes he estado un par de días en Barcelona, ha hecho una reflexión que me parece interesante compartir. Tiene que ver con la zona de confort de cada uno de nosotros.

Muchos utilizamos la frase “Salir de la zona de confort“, es una expresión muy común, pero no por ello bastante directa e incluso demasiado atrevida podríamos decir. Podría ser entendida por uno como “dejar de ser quien eres para ser otro diferente”, ya que nuestra zona de confort delimita nuestros hábitos, valores, forma de actuar y de ser.

Si tengo que salir de mi zona de confort ¿donde voy?

Es obvio que a ese lugar no siempre me apetece ir, ya que es demasiado desconocido, incómodo y por naturaleza peligroso. Está más allá de mis propios límites.

Solemos hacer este tipo de cambios drásticos después de una crisis, pero sin crisis evidente, lo de salir de la zona de confort… no es tan fácil.

No obstante, la reflexión de Davinia ha sido muy elocuente: en lugar de salir de la zona de confort ¿porqué no decimos “ampliar”?

Esto tiene más sentido, y de hecho es lo que realmente hacemos. Ampliar quiere decir hacer más grande, empujarla un poco hacia fuera para que se haga más grande.

Cuando intento salir de mi zona de confort, quizás vea un vacío allá afuera con el que no me siento muy cómodo. La figura lo muestra:

salir de la zona de confort

Sin embargo, cuando quiero cambiar algo y expando mis propios límites con pequeños cambios incrementales, puedo lograr hacer más grande mi zona de confort, sin salir de ella, sólo empujando sus límites. Quizás eso sea algo más ecológico con uno mismo. Aquí un dibujo:

ampliar la zona de confort

 

En el 2018 mi hora habitual para despertarme fueron las 6:00am para hacer 4 días de ejercicio a la semana. En el 2019 hay algunos objetivos más que cumplir, y se requiere un plus de esfuerzo. Mi hora de despertarme son las 5:40am para hacer 5 días de deporte más intenso a la semana. Siento que he ampliado mi zona de confort.

Los mejores objetivos se consiguen dando pequeños pasos. No quieras ir demasiado deprisa, confórmate con caminar cada día a buen ritmo y llegarás lejos. Confórmate con empujar, un poco, cada día, tus propios límites.

Quizás haya que cambiar la forma en la que nos hablamos a los demás y nos hablamos a nosotros, para cambiar también las acciones que llevamos a cabo.

¿Salir, ampliar? Curiosos matices del lenguaje que no dejan de sorprenderme, pero que marcan la diferencia.

Ampliar la zona de confort
5 ([por]) 6 votos

Suscríbete a mi newsletter y recibe nuevas herramientas y recursos.


1 Comentario

  1. Iago Pena

    Completamente de acuerdo. Los pequeños cambios progresivos, marcándote objetivos realistas funcionan mucho mejor, que cuando realizas cambios bruscos con búsqueda de mejora de resultados muy complejos a corto plazo. En mi opinión es como si tu mente hiciera saltar todas las alarmas y provoca bloqueo y frustración. En cambio si expandes tus objetivos con pequeñas exigencias progresivas, te encuentras mas cómodo y consigues mejorar tus resultados casi sin darte cuenta. Gran artículo.

    Responder

Deja tu comentario




He leído y acepto las condiciones de uso y la política de privacidad

*