Crecimiento personal

La adversidad nos hace crecer

Por

Todos hemos podido sentir alguna sentir cómo arremete la adversidad contra nosotros… A veces pienso que la adversidad nos hace crecer, pese a todas las connotaciones negativas que le podamos encontrar. Hoy quiero que pienses en la adversidad no como una desgracia, sino como un elemento necesario para tu evolución.

¿Qué situaciones adversas has vivido a lo largo de tu vida?, ¿estás viviendo una de ellas ahora mismo? Imagino que podrías contar alguna, que también llama o ha llamado a tu puerta…

La adversidad, como su propio nombre indica, nos pone frente a algo, algo desagradable y negativo. Las etapas adversas se caracterízan por ser momentos de intensas emociones, negativas en muchos casos que provocan en nosotros una reacción.

Creo que nuestros principales problemas con la adversidad derivan no tanto de lo que nos ocurre, sino de lo que hacemos con lo que nos ocurre, de la reacción que provoca en nosotros.

Si uno analiza lo que puede ocurrir en sus 60,70 o 90 años de vida, a buen seguro que van a haber muchos momentos de adversidad. Pérdidas de personas queridas, pérdidas de empleo, depresiones, alguna enfermedad, quedarse sin blanca en alguna ocasión, cosas que no salen (nada) bien, relaciones rotas, ¡pandemias!…de todo un poco.

Pero eso no es el problema ¡eso es la vida! a buen seguro que si vives 90 años vas a vivir un poco de todo lo anterior.

No podemos culpar a la vida por ser así, por forzarnos a crecer y evolucionar provocando cambios a nuestro alrededor. Aunque duelan.

¿LA ADVERSIDAD NOS HACE CRECER? NO ME LO CREO

LA CLAVE ES CÓMO RESPONDEMOS A LA ADVERSIDAD

En la respuesta está la clave, no en la adversidad misma. La adversidad, pese a su connotación tan negativa para muchos es tan sólo una parte más de la vida.

Conozco personas o mejor dicho conocí personas que se suicidaron ante la adversidad. Otras sin embargo crecieron. Otras montaron en cólera. Otras se lo tomaron con calma… son tantas las reacciones ante la adversidad… como seres humanos habitamos sobre el planeta.

Nuestra reacción ante la adversidad determina el resultado, lo cambia todo.

De ahí que convenga no tomarse tan en serio las etapas adversas, sino más bien normalizarlas, pensar «esto también es parte de mi vida», «en este momento me encuentro así», «también debo vivir esto para poder vivir otras cosas más agradables».

Un reencuadre que podemos hacer tiene que ver con darse cuenta de en qué medida la adversidad nos hace crecer. Y si lo piensas bien, después de todas las etapas adversas de tu vida ha existido algún tipo de crecimiento, de evolución, algo que te hizo diferente. En ese momento es cuando te das cuenta de que la adversidad ha sido en realidad tu aliada, aunque no te gustó su primer encuentro contigo, tuviste que conocerla bien, que vivirla y sentirla para darte cuenta.

NINGÚN MAR EN CALMA HIZO A UN EXCELENTE MARINERO

A medida que uno evoluciona en su crecimiento interior se da cuenta de que en la vida se va a encontrar de todo, y más allá de ofrecer resistencia a todos estos mares revueltos, lo que decide es salir a la mar, cruzar el océano, a pesar de la adversidad. Aceptar, de una vez por todas, que la adversidad nos hace crecer.

Lo mejor de todo es que es en esos mares turbulentos es dónde vamos a encontrar nuestras mayores oportunidades de crecimiento:

Sí, aunque duela escucharlo. Son los momentos más adversos los que te hicieron ser la maravillosa persona que hoy eres.

Según pasa el tiempo, uno tiene que unir los puntos, mirar hacia detrás y ver todos aquellos momentos difíciles que pasó y cómo aquellos momentos de confusión y «fracaso» fueron también los que le hicieron crecer hasta el lugar en el que se encuentra.

Personalmente trato de hacerme cada vez más «amigo» de estos momentos. No puedo poner freno a muchas situaciones adversas que viviré a lo largo de mi vida, pero sí puedo decidir como vivir esas situaciones adversas.

Veamos algunas estrategias que nos pueden ayudar.

3 COMPETENCIAS QUE NOS AYUDAN A CRECER EN LA ADVERSIDAD

  1. SOSTENER. Creo que una clave de las personas que mejor gestionan la adversidad es que no se dejan sobrepasar por esta, aprenden a sostener la situación, a estar ahí, pese a que no les guste.
  2. CONTANCIA. La constancia con pequeñas acciones que te hagan ser mejor, hará que puedas salir mejor de esa etapa adversa. Aunque lo pases mal, no olvides realizar tus pequeños hábitos cada día.
  3. CAPACIDAD DE ABSTRACCIÓN. Saber que esta situación «no siempre será así» te va a ayudar a mirar con perspectiva, a verlo desde otro lugar. Al final uno tiene que pensar que si se esfuerza, la vida le irá a mejor. Confiar en el futuro, tener confianza en ti mismo y en el futuro te va a ayudar a tomarte las cosas de otra forma.

Ahora ya sabes cómo podrías gestionar mejor una etapa adversa, y el sentido que esta situación puede tener para ti. Toda adversidad deberíamos verla como un maestro espiritual que se acerca a nosotros con el objetivo de enseñarnos algo. Si lo aprendemos o no, dependerá de nosotros. La vida nos mira desde un prisma en el que no existe el tiempo. Podemos aprender algo ahora, de aquí a 30 años, o no aprenderlo, eso depende de ti.

Nos vemos en la cima.

SUSCRÍBETE A MI NEWSLETTER
y recibe nuevas herramientas y recursos


7 Comentarios

  1. jose manuel serrano raigoza

    la adversidad nos hace crecer, diferenciar entre las cosas positivas de las negativas, nos deja enseñanza y el aprendizaje de como salir adelante en situaciones difíciles.

    Responder
  2. El vivir sitaciones difíciles hace el espíritu más fuerte, te hace ver y ponerte los zapatos del del otro, del de alado, ser resilente con él prójimo, te hace ver tus fortalezas y fuerte donde no lo eras.

    Responder
  3. La gran adversidad que viví en 2019 me hizo más humana y resiliente. En cierto modo me preparó para lo que nos ha venido en 2020. Una vez leí algo así: si no puedes salir a pescar, aprovecha para remendar tus redes. En eso estoy, pues no hay mal que cien años dure. Saludos afectuosos.

    Responder
  4. Laura Guillén Trigueros

    Creo que este artículo es un aspecto de motivación para todas aquellas personas que se hacen pequeños ante la adversidad. Desde mi punto de vista, Cesar ha definido bastante bien como no debe ser la adversidad un impedimento sino un trampolín hacia un crecimiento personal. Todo el mundo le teme a algo, yo le temo al fracaso y es algo que me persigue en cada cosa que hago, pero me hace valorar mas las cosas y esforzarme al máximo para dar lo mejor de mi en cada situación.
    Saludos

    Responder
    • Laura, gracias por tu respuesta. Me alegra que lo veas así y deseo que sigas haciendo de ese temor tu mejor trampolín hacia un futuro mejor. Un abrazo

      Responder
  5. luz enith rincon acosta

    excelente articulo, nos motiva realmente, precisamente en esta época que son muchas las adversidades que estamos viviendo y con ese articulo se nos abre una esperanza, acompañado de la sabiduría que nuestro señor Jesucristo nos ha enseñado y nos ha dejado como legado.

    Responder

Deja tu comentario




He leído y acepto las condiciones de uso y la política de privacidad