Crecimiento personal

7 razones para morderse la lengua

Por

En ocasiones te habrá pasado que sin quererlo, te has pasado de la raya en una contestación o con una conversación con alguien, digamos que no te has sabido controlar y has pérdido el control… Creo que tendríamos que ser mejores en eso de mordernos la lengua, tengo varios motivos para decirte esto…

Llevo unos cuántos años analizando el desempeño de muchos profesionales, y también analizandome a mi mismo en mi día a día, y he aprendido (aunque me ha costado lo mío) que si mejoras tu autocontrol, mejora tu vida.

Si mejoras tu capacidad para no perder el control mejorará tu vida.

Esto no quiere decir que tengas que dejarte pisotear, o que no puedas replicar a algo que te indigna, todo lo contrario. Lo que estoy diciendo es que no tienes que perder los papeles, es decir quitarle todo el drama emocional a cualquier asunto sensible y actuar con pura racionalidad.

Cuando estamos más enfadados de la cuenta, sufrimos un secuestro amigdalino (este artículo habla de ello). Se llama así porque existe un secuestro de nuestra capacidad de pensar, porque nos sentimos fuera de control, y claro… metemos la pata, hasta el fondo…

He visto relaciones que se han roto por este motivo, negociaciones que se han perdido, conflictos que han desembocado en despidos, etcétera… es decir que provoca muchos problemas. Te contaré los motivos que tengo para decir esto.

¿Por qué tendrías que morderte la lengua más a menudo?

1. Por tu propia imagen. Cuando una persona pierde los papeles está demostrando a los demás que no tiene control sobre sí mismo, y eso no genera confianza en otras personas.

2. Para evitar revanchas. Si nos pasamos de la raya estamos sembrando la semilla para un futuro conflicto con esa persona. He escuchado en muchas reuniones eso de «Ya, pero tú aquella vez me dijiste…». Lo que nos duele no se olvida, y seguirá ahí hasta que exista la oportunidad de tomarse una revancha.

3. Por no hacer daño a los demás. Aunque no siempre nos demos cuenta, cuando perdemos los papeles estamos haciendo daño al otro, muchas veces se trata de un daño irreparable. Tú no sabes las batallas que está librando la otra persona. Si estuvieras en su piel tan sólo un par de minutos, seguramente le comprenderías mejor…

4. Porque en frío todo se ve mejor. Las pérdidas de control suelen ser en caliente, y consecuentemente la líamos. ¿Por qué no dejar reposar el tema?, ¿Darte un tiempo saludable para contestar o solucionar el problema? Tu respuesta en frío y en caliente es muy distinta, la temperatura es importante cuando se trata de comunicar.

5. Porque la solución será…mejor. Si tu amigdala te secuestra la capacidad de pensar con claridad, imagina cómo será la solución… una m… de solución. Para evitarlo, tienes que solucionar los problemas con tiempo, con tu cerebro en pleno funcionamiento y si puede ser incluso con algo de reflexión y reposo.

6. Porque los demás te querrán más. La gente no quiere acercarse aquellas personas que pierden el control, generan miedo a su alrededor. Si te pones como una regla importante no perder el control, los tuyos, los que tienes cerca, te querrán más.

7. Porque te evitarás pedir disculpas. Cuando no te pasas de la raya no tienes que ir luego por ahí pidiendo perdón a todo el que has herido con cara de niño/a bueno/a.

Son 7 razones que pueden merecer la pena, piénsalo.

Que tengas un gran día.

SUSCRÍBETE A MI NEWSLETTER
y recibe nuevas herramientas y recursos


5 Comentarios

  1. Hola me sentí muy identificado con el comentario del de 19 anos que tiene la mania de morderce la lengua cuando no me doy cuenta me la muerde por instinto y cuando reacciono dejo de hacerlo pero al rato quizás sin querer lo vuelvo a hacer lo que me llama la atención es que no tengo nada guardado como para dar motivo a esta mania simplemente nose porque se genera llevo 30 anos de vida y creo que me viene pasando los últimos 5 anos .

    Responder
  2. Hola! Buenas noche tengo 19 años, tengo manía de sin darme de cuenta me mastico mucho la lengua, y en realidad no se porqué aunque soy una persona que me enojo constantemente, suelo ser muy sensible etc, etc. Muchos de los que me ven se burlan, piensan que me doy cuenta y en realidad no es así. Quiero dejar ese habito, ha sinceridad me esta haciendo mucho daño.

    Responder
  3. Tienes más razón que un santo. Yo soy muy impulsiva y a lo largo de mis 52 años de vida he metido mucho la pata, pedir disculpas, remordimientos de conciencia….y un largo etc…Voy haciendome «mayor» pero para los que somos tan «sinceros» nos cuesta frenar el caballo. Intento ser más reflexiva. No siempre lo consigo. Gracias por tu blog y tu constancia

    Responder

Deja tu comentario




He leído y acepto las condiciones de uso y la política de privacidad