Gestión empresarial

4 Factores para mejorar nuestra calidad directiva

Por

La economía y las reglas del juego empresarial han cambiado considerablemente en los últimos diez años. La entrada en juego de nuevos actores ha provocado que el listón esté un poquito más alto para los que dirigen. Actualmente las empresas necesitan directivos que son muy poco parecidos a los que hacía falta hace tan sólo una década. Hoy me gustaría hablar de la calidad directiva, y de qué retos enfrentan las personas que, en este momento, dirigen personas, proyectos o empresas.

Los dos niveles más críticos en la determinación del rumbo de una organización son el primero y el segundo. Por primer nivel entendemos al Presidente, Vicepresidente y Directores Generales. Por segundo nivel nos referimos a los directores de área o vicepresidentes en caso de organizaciones grandes, por ejemplo, Vicepresidente de RRHH, Vicepresidente de Marketing, etc…

4 factores para mejorar nuestra calidad directiva

Aquí van mis consejos sobre los temas en los que detecto más carencias en muchos directivos, y que creo que tienen que ser mejorados para poder potenciar el crecimiento de la organización, especialmente en un momento como este.

Criterio

Esta cualidad es un clásico en el management, pero a día de hoy es más necesaria que nunca. A los directivos se les pide criterio, es decir que sean capaces de tomar buenas decisiones, de tener elementos de juicio en la toma de decisiones, de implicarse y asumir la responsabilidad, de hacer las cosas con sentido común…

En la nueva economía, todos los que dirigen tienen que tener criterio suficiente para elegir entre una cosa y la otra.

Todavía se encuentra uno a muchos perfiles en la alta dirección sin la capacidad de tomar buenas decisiones.

En ocasiones, si la cultura de la organización ha sido autoritaria y tensa hasta el momento, es normal que las personas no quieran tomar decisiones, tienen miedo. Y cuando empecemos a querer cambiar esta cultura, nos encontraremos con personas que no tienen criterio o no quieren expresar su criterio por miedo a lo que pueda pasar.

Esta cualidad que se supone en un directivo, está presente en aproximadamente en un 50% de los casos. No me preguntes de dónde he sacado el dato, observación.

Visión sistémica

Hasta hoy, no pasaba nada si cada cual se centraba en lo suyo, si el CFO se centraba en las finanzas y el CIO en la tecnología. Sin embargo, a partir de la revolución que hemos vivido, cada uno no sólo debe de dominar su área, sino que además debe de tener una clara visión sistémica sobre cómo afecta cada decisión al conjunto de la organización, sobre los temas y asuntos de poder dentro de la empresa.

La visión sistémica nos invita a alejarnos de los árboles para poder ver el bosque. En ese sentido, los directivos tienen que aprender a salir de su día a día habitual para centrarse en tener una visión estratégica sobre el negocio, las diferentes áreas y el futuro de la organización.

Uno de los problemas más comunes de muchos directivos es que se quedan en su radio de acción, en su zona de confort.

Conexión con el negocio

Hay directores financieros que todavía no saben a qué se dedican sus empresas. Hay directores de RRHH que no conocen a fondo cuáles son las ventajas competitivas de sus productos en el mercado. Tradicionalmente la dirección de área se ha desligado del negocio… digamos que «no les hacía falta».

Si tu papel era la dirección de marketing te ocupabas del marketing y arreglado, daba igual si vendías golosinas o inversiones financieras. Hoy en día no es así.

Se hace necesaria la profundización, conocimiento y expertise en el negocio, en sus entramados, en sus ventajas competitivas, en las amenazas y oportunidades del mercado, en los puntos fuertes y puntos flacos del producto o servicio.

Adaptación a los nuevos mercados

Si no reconocemos que el entorno ha cambiado drásticamente todavía seguiremos creyendo que el anterior modelo directivo nos servirá para dirigir nuestros proyectos este año. La calidad directiva de los que dirigen tiene que verse potenciada con una mayor apertura y conocimiento de los cambios que hemos vivido en los últimos años:

  • El cliente ha cambiado, su lenguaje ha cambiado, sus expectativas han cambiado, su nivel de conocimiento ha cambiado. Ahora tenemos un cliente informado, consciente y que se quiere sentir protagonista a través de una experiencia de compra única.
  • Los mercados son más globales, con nuevos actores, culturas y modos de hacer negocios.
  • Los canales de comunicación son distintos, el impacto de las redes sociales y de la reputación en internet es crucial para nuestras empresas. Y sino que se lo pregunten a un restaurante, un hotel o una empresa que fabrica cosméticos o alimentación ¿qué impacto tienen las quejas y críticas en internet para el negocio? Esta tendencia promete subir todavía más y en poco tiempo cualquier empresa cuidará mucho más de su reputación en internet y de su interacción con los consumidores.

Tener en cuenta estos cuatro factores a la hora de desarrollar a un equipo directivo es crucial para evitar quedar obsoletos y ser pisoteados por otras empresas que quizás estén más preparadas.

La dirección general tiene un papel determinante en crear y formar a un equipo de personas competentes, con mucho criterio, capacidad de tomar decisiones con agilidad y un alto grado de madurez. Subrayo «madurez» porque todavía veo comportamientos en directivos que cobran 150.000€/año que no parecen comportamientos adultos.

Muchas veces creemos que tenemos a las mejores personas en nuestro equipo porque han estado toda la vida con nosotros. O porque hace diez años hacían las cosas bien. Todo esto no garantiza el presente. El presente es más complejo y desafiante.

Que tengas un gran día

SUSCRÍBETE A MI NEWSLETTER
y recibe nuevas herramientas y recursos


8 Comentarios

  1. Rosa Esther Juárez

    Me aporta bastante, y me quedó con una pregunta: ¿ a partir de estos factores, cuál sería el perfil del directivo «ideal» o «trendy» que requieren las organizaciones hoy en día?
    ….graaacias!
    que tengas excelente semana!

    Responder
    • Gracias Rosa! El directivo más trendy está en busca y captura, jeje. En realidad hay muchos perfiles que encajan en ese rol, pero lo que sí vemos son tendencias más o menos necesarias. Que tengas también una semana excelente Rosa!

      Responder
  2. Javier Zubiaur

    Hola, César!

    Totalmente de acuerdo con tus 4 valores. Al final se tratar de decicir y tener criterio, visión sistémica, conexión con el negocio y adaptación a los nuevos mercados incrementan las probabilidades de tomar buenas decisiones. Además, coincido en que lo sencillo es aislarse y no tomar ninguna decisión, pero no estamos ahí para eso, ¿no?

    Un saludo!

    Javier

    Responder
  3. Paco Aroca

    Buen post Cesar, tienes mucha razón, y parafraseando a Darwin , las únicas especies que sobreviven no son las mas fuertes o inteligentes sino las que se adaptan mejor a los cambios, y hasta aqui estamos todos de acuerdo.
    Pero…. has pensado que, tal y como sabes, según ascendemos en la piramide jerárquica el inmovilismo se hace cada vez más patente, llegándose a veces a apoderarse de la cúpula directiva y convirtiendola en poco menos que un «cementerio de elefantes».
    Por lo que coincido con Diego, una directiva con criterio, sin miedo a asumir responsabilidades, y con una mayor visión sistemica, donde un mejor conocimiento del medio nos permita salir de nuestra zona de confort y crecer, evolucionar.
    Que paséis un buen día.

    Responder
  4. Gracias César, me ha resultado muy interesante la síntesis que haces para también poder pensar los desafíos diarios. Coincido en que la falta de visión sistémica y criterio son aspectos que no abundan en muchas compañías, independientemente el tamaño.
    Slds.

    Diego

    Responder

Deja tu comentario




He leído y acepto las condiciones de uso y la política de privacidad