Gestión del tiempo

3 consejos para sacar más partido del tiempo

Por

Todos aquellos que somos un poco ambiciosos, tenemos ciertos problemas para maximizar nuestro tiempo y poder dar ese 100% que necesitan nuestras vidas, empresas y proyectos. Hoy me gustaría ser breve, y darte tres consejos sobre cosas que debes programar para sacar más partido del tiempo…

Por cierto, este Jueves realizaremos el seminario «Gestiona tu tiempo y aumenta tus resultados», ya hay más de 30 profesionales y empresas inscritas, y esperamos todavía algunas inscripciones más. Si te interesa asistir no dudes en inscribirte tan pronto como puedas. Será un placer conocerte en persona y poder contribuir durante este día a tu mejora profesional, y a que tengas más calidad de vida.

Antes que gestionar nuestro tiempo tenemos que programas tres cosas, y si no lo hacemos tendremos muchos, muchos problemas. Te lo digo por experiencia. En lo que a estrés se refiere me considero un experto. No porque lo haya estudiado a fondo, que también, sino porque lo vivo cada día en el que no gestiono mi tiempo adecuadamente.

3 Cosas que debes programas para sacar más partido del tiempo

1. Planifica tiempo para programar tu tiempo libre

Lo primero que programamos las personas que amamos la palabra PRODUCTIVIDAD es lo aparentemente más «improductivo» de todo: el tiempo libre.

Sabemos que si no empezamos por fijar en qué momentos del año, mes, semana descansaremos, difícilmente podremos dar lo mejor de nosotros mismos durante ese periodo.

Esta es la planificación más importante para un time-warrior (palabra que me acabo de inventar), porque muchas personas pierden el Norte durante el año y durante su vida y acaban diciendo aquello de:

  • Lo más importante son mis hijos, pero siempre que llego a casa están acostados…
  • Lo más importante es mi familia, pero apenas los veo.
  • Lo más importante es mi salud, pero mi intestino está dándome señales de enfermedad…
  • Lo más importante soy yo, pero cada día me conozco menos…

Para evitar caer en estos errores típicos de muchas personas, los que nos preocupamos del uso del tiempo, solemos planificar lo primero nuestro tiempo libre.

En mi ocasión existe una planificación anual y luego varias durante el año.

En la planificación anual, que Belén y yo hacemos en Navidad, elegimos las semanas del año próximo que tendremos libre.  En nuestro caso 7 en verano, 3 en Navidad y 2 más durante el año. Esto nos mantiene muy alegres durante el año, porque sabemos que cada 6 semanas aproximadamente tenemos periodos de vacaciones.

Sin embargo, cada mes o dos meses, suelo tomar la agenda y elegir que días o tardes de ese tiempo tomaré libres. Por ejemplo, el lunes día 25 de Abril lo tomaré libre para subir con un amigo al Peñagolosa, una ruta de trekking que hacemos cada año.

Si programas tu tiempo libre, podrás saber cuándo hay que trabajar y cuándo hay que descansar. Algo que la mayoría de personas hoy en día no nos podría decir con exactitud, mezclando demasiado vida y trabajo.

Aún así, habrás notado que mis vacaciones no son normales, tener 51 días en verano y otros tantos durante el año, no es algo que ocurra en la mayoría de puestos de trabajo. Lo sé. Es uno de los temas por los que decidí trabajar para mi mismo hace 9 años.

Pero te diré una cosa, cada día más empresas les están diciendo a sus directivos: podéis tomar tantas vacaciones como queráis. Y en breve hablaré de esto.

2. Planifica tiempo para lo importante

Otro de los temas clave son nuestros objetivos, lo más importante a realizar cada día, semana, mes…

A muchas personas se les lleva la corriente, no pueden dirigir su barco a buen puerto porque forman parte de ese 98% de las personas a las que el tiempo les gana la batalla (cuando digo tiempo, digo el entorno, tus compañeros, clientes, etc…) es decir, que no llevan el mando a distancia de su vida.

Si sabes tus objetivos y los has definido previamente, tienes que programar tiempo para ejecutarlos. Y ese tiempo es SAGRADO.

Este año tengo muchos objetivos, entre ellos «lanzar un proyecto muy ambicioso del que hablaré en unos meses», escribir un nuevo libro, publicar 72 videos en mi canal de Youtube, facturar un 25% más que el año pasado, y otros tantos. El tiempo para realizar todo esto ya está programado con varios meses de antelación, es decir, ya sé que semana del año me iré al Monasterio a terminar el libro, qué tardes programaré con mi equipo para gabar videos, etcétera…

Si no programas tiempo para lo importante acabarás por no hacerlo. Y tu vida perderá el Norte.

Pero cada día también tienes que hacer lo importante, es decir que cada día también tienes que definir tus horas para hacer el trabajo más importante. La recomendación más saludable que te puedo ofrecer es hacer el trabajo que importa de 8 a 12 de la mañana. Es suficiente para la mayoría de puestos de trabajo que no están en una línea de producción.

Pero si quieres ser algo más friki, mi recomendación es que hagas el trabajo que importa de 6 a 10 de la mañana. Luego te puedes ir al gimnasio y disfrutar de la vida. Cada día conozco más personas que lo hacen.

Como puedes ver nuestra mentalidad presencial en las empresas dista mucho de este tipo de propuestas.

Lo lamentable es que trabajamos de 8:30 a 19:00 y en realidad nos cunde lo mismo que si hiciéramos un trabajo enfocado, preciso e inteligente de 6 a 10 de la mañana.

Por suerte, cada día más empresas se suman a la filosofía «me da igual cuánto hagas tu trabajo y cuántas horas dediques. Cumple con tus objetivos y el resto del tiempo disfruta de la vida».

3. Planifica tiempo para planificar.

Si no dedicas tiempo a planificar, a organizar, a priorizar, a saber qué es lo importante, urgente, etcétera, no podrás empezar con buen pie cada día o semana.

El momento ideal que yo aprovecho para planificar el día siguiente suele ser antes de acabar el día anterior. A no ser que el día siguiente no sea muy complicado y lo planifique en 5 minutos a primera hora del día.

Planificar quiere decir marcarme objetivos, decidir cuándo haré qué, y este tipo de cosas. Así ya tienes un rumbo definido, y será más difícil que la corriente te lleve por lugares a los que no quieres ir.

La planificación semanal la realizo desde hace unos meses los Domingos. Me tomo unos 20 minutos de tranquilidad y miro todos los proyectos, objetivos, etcétera. Seguidamente defino mi semana, qué es lo más importante, cuándo lo haré y todo este tipo de cuestiones.

Dedicar tiempo a planificar es lo más inteligente que podemos hacer, y lo que menos hacemos.

Espero haberte ayudado con estas tres propuestas, ahora depende de ti ponerlas en práctica. Y si te animas, nos vemos el Jueves y profundizamos más en tu gestión del tiempo (y de tu vida), quizás te pueda ayudar.

Que tengas un gran día.

SUSCRÍBETE A MI NEWSLETTER
y recibe nuevas herramientas y recursos